Cuerpo y Textualidad

El cuerpo es la representación del cuerpo, el lugar para la identidad entendida sobretodo como la articulación de género, raza, clase e identidad sexual, el texto que resulta de la inscripción y reinscripción de los discursos culturales. No es una evidencia sino una interpretación, una lectura posible, es decir, un ámbito de debate y discusión en transformación constante.

El Grupo de investigación Cuerpo y Textualidad constituido en el año 2005 y reconocido como un grupo consolidado (2014SGR-1316), vinculado al Departamento de Filología Española de la Universidad Autónoma de Barcelona y dirigido por la Dra. Meri Torras, se sitúa precisamente en este ámbito, a partir de la idea que entender el cuerpo es una manera de incorporar la cultura y la sociedad contemporánea.

La investigación, realizada desde una perspectiva interdisciplinaria gracias a las diferentes líneas de investigación de los/las miembros del grupo (estudios culturales, literatura comparada, filosofía, arte, filología, psicología…), se materializa en la edición de publicaciones especializadas, la organización de congresos, la participación en conferencias y mesas redondas, la dirección de tesis doctorales y la actividad docente, especialmente con el Máster Oficial Literatura comparada: estudios literarios y culturales (UAB) y el Máster Interuniversitario Estudios de mujeres, género y ciudadanía (iiEDG).

Preguntas

El cuerpo se ha dado por hecho, se ha considerado tradicionalmente como algo fijado que no se puede cambiar (más allá de su propio envejecimiento hasta la muerte), un lugar donde se inscriben la diferencia sexual o la raza, a menudo como estigmas. Si a ello le añadimos que la tradición del pensamiento occidental todavía esconde más el cuerpo, lo reprime e incluso lo borra, considerándolo un envoltorio sin valor (y en decadencia) del alma inmortal, entendemos más fácilmente por qué el cuerpo se ha visto amordazado, oculto, prefijado en el ámbito de las representaciones culturales. Paradójicamente, la ruptura de este celo con la consiguiente (y lógica) eclosión de la visibilidad del cuerpo ha desembocado, en algunos aspectos, en la autoimposición de un control semejante: la obsesión por la delgadez, la incorporación de la actividad gimnástica y deportiva con todas sus formas (body building, aerobic, fitness, etc.), la cirugía estética, la presunta dictadura de la moda…, serían algunos ejemplos que afectan actualmente tanto a hombres como a mujeres, si es que con estas dos categorías se saturan todas nuestras posibilidades corporales.

¿Cómo nos relacionamos con el cuerpo? ¿Qué nos permite decir de nosotros/as mismos/as? ¿Qué no nos permite callar? ¿Cómo reproduce las categorías culturales y, en la misma reiteración, las desafía proponiendo nuevas concreciones? ¿Cómo puede convertirse en un instrumento de reivindicación individual y colectiva? ¿Cómo nos expresamos por el cuerpo? En definitiva, ¿cuáles son los textos del cuerpo y sus claves culturales de lectura en la sociedad occidental contemporánea? ¿Qué retoman, rescribiéndolo, de la tradición cultural occidental? Cuestiones semejantes se vienen planteando durante los últimos años de forma más o menos explícita en ámbitos del pensamiento como la filosofía posmoderna, los feminismos, los estudios de cultura visual y nuevas tecnologías o las manifestaciones recientes de la literatura comparada. El arte y, concretamente la literatura, constituyen un área que propicia esta reflexión a la vez que se hace depositaria de ella. El trabajo de Cuerpo y Textualidad se sitúa en esta encrucijada.

Hipótesis

Las hipótesis de trabajo sobre las que se fundamenta el proyecto investigador son las siguientes:

a) El cuerpo se ha presentado desde el discurso dominante como: natural, no cultural; prefijado e inmediato, no construido ni mediado; anatómico, exterior, superficial, no psicológico ni interior ni profundo; fijo, no cambiante, especialmente en lo que a categorías de género-sexo se refiere.

b) Esta consideración no marcada del cuerpo se concreta en discursos normativos que actúan como una forma de control especialmente rígida sobre determinados grupos sociales.

c) Frente a los dos primeros puntos, proponemos la consideración del cuerpo como algo construido, cultural, mediado, transformable y con una repercusión psicológica y social ineludible. El cuerpo es un ámbito de re/escritura de los discursos culturales: los produce y reproduce.

d) Los textos artísticos (literatura, pintura, cine, video, videoclip…) son un ámbito privilegiado en el que se han desplegado formas de problematizar y reflexionar los modelos hegemónicos de género, identidad, cuerpo; ofreciendo alternativas e invitando al consumidor-espectador-lector / a la consumidora-espectadora-lectora a revisar las directrices que tiene interiorizadas a propósito de su identidad y de sus roles sociales.

Solamente una aproximación interdisciplinar, desde una metodología comparatista propia de los estudios culturales, puede dar cuenta de este fenómeno de una forma si no completa, al menos global.

subir ^